Resumen semanal Módulo E – MOOC «Dirección Pública. Introducción» (2019)

MOOC Ed2019

El liderazgo innovador

A estas alturas, entre agua y roca, tiempo y misterio,  va aflorando la nostalgia del final del viaje. Pero ¡qué gratificante es compartir  las ideas que nos habéis regalado, la innovación revoloteando a lo largo del MOOC, las ganas de hacerlo bien!

A mitad de camino, qué  gran oportunidad fue poder ponernos cara en los Encuentros Presenciales, y cuánto echamos de menos a aquellos/as que no estabais cerca.

Captura

Alrededor de la idea principal de este último módulo -el liderazgo innovadorgravitan ideas y conceptos complementarios que nos presenta  Manel Muntada en el primer vídeo de este módulo. Son términos como: administración relacional, tiempos líquidos, liderazgo antifrágil,  resiliencia interna… todos ellos relacionados con el entorno cambiante y versátil donde nos desenvolvemos , y donde la interrelación y la comunicación adquieren un rol esencial.

Las ideas anteriores solo pueden tomar sentido cuando hay un perfil directivo sensible a ellas,  y cuando somos conscientes de la necesidad de un nuevo modelo de profesional en las administraciones actuales y futuras. ¡Qué acertada la cita que comparte Misael Jiménez!

No olvidemos que no es lo mismo liderar que dirigir. Arturo Pérez y Rafael Mata nos ayudan a tenerlo muy presente, y Cristina García lo sintetiza en una cita.

El modo de innovar hoy será anacrónico en poco tiempo. Cuevas y cavernas nos han regalado información de cómo vivían nuestros antepasados en sucesivas épocas; apareciendo en cada una de ellas innovaciones con respecto a la anterior. Vestimentas, objetos de adorno personal, herramientas, monedas, vasijas, pinturas y restos animales y humanos nos orientan acerca del momento que ocuparon en el devenir de la historia y de la creatividad y nuevos modos de vida que iban desarrollando.

También han dejado “huella” en este MOOC los Decálogos que habéis ido conformando tras el acercamiento a las competencias directivas. Nos siguen llegando trabajos de gran interés: el de Rocío Rosas, con ejemplos contextualizados; el de Cinta García, con una preciosa presentación,  entre tantos otros.

Continuando con las magníficas aportaciones de Manel Muntada, cabe cuestionarnos: ¿qué se espera de la persona que ejerce el liderazgo innovador con respecto a sus  colaboradoras/es? Lo resumimos a continuación:

1.- Responsabilizar y cultivar el compromiso: la esencia del liderazgo

Los primeros habitantes de este planeta ya se refugiaban en cavernas de las inclemencias del tiempo. En el Neolítico se extendió la costumbre de usar las cuevas como moradas naturales. Aunque más tarde, acompañados de los avances en la agricultura y la ganadería, aprendieran  a construir sus propias viviendas, la cueva siempre sería la metáfora de su unión con la tierra, la seguridad y el abrigo. Algunos incluso las relacionan con la estancia en el útero materno… Esa era su esencia.

La esencia del liderazgo necesario en nuestro entorno cambiante  gravita en torno a dos cuestiones: responsabilizar y cultivar el compromiso. El segundo  vídeo de Manel Muntada se centra en la necesidad de cuidar ambos aspectos: responsabilidad y control por un lado, y el compromiso – que es orgánico y se cultiva- por otro.

El sentido de la propiedad de una idea – “hacerla suya”- , de voluntariedad y de autogestión serán claves para desarrollar el compromiso de las personas colaboradoras. Es uno de los ejes del proyecto que comparte Lina Pérez y del reto que plantea Emi Guillem.

2.- Elaborar un propósito compartido y la ruta  para alcanzarlo

Planificar es establecer la ruta a seguir entre una situación actual y una meta deseada. Y la motivación, el motor más potente en momentos de incertidumbre. Todas las personas de la organización deben  estar implicadas para llegar a la misma meta, con un rumbo claro y compartido. Así lo propone en su reto Manuel A. Gallardo.

La cueva, además de proporcionar  cobijo y morada, ha ido atesorando   a lo largo de los tiempos otras funciones más “espirituales”. El propósito y la motivación de sus moradores podía tener una base espiritual, considerándolas como lugares sagrados. Internarse en sus profundidades pudo responder a la búsqueda compartida de espíritus o dioses  protectores. O la búsqueda de uno/a mismo/a. O pudo basarse en la superstición. También destaca su uso como enterramiento colectivo, presumiblemente en épocas de epidemias.

Otros usos podrían tener un trasfondo filosófico; ahí tenemos el mito de la caverna de Platón, de la cual hay que escapar para conocer el mundo y esquivar la ignorancia.

Captura2

3.- Potenciar el aprendizaje y la transferencia de conocimiento

Como nos  dice Manel Muntada: “Hay que ceder el testigo a metodologías alternativas basadas principalmente en el aprovechamiento de la experiencia de la organización y en la transferencia de conocimiento entre iguales”. No basta con trabajar en equipo sin más: las personas directivas deben  sean capaces de “hacer aflorar, interconectar y aprovechar el conocimiento de las personas para alcanzar los propósitos de la organización”.

La competencia “Desarrollo de personas” alcanza ahora su máximo significado. En los retos innovadores que plantean Sergio Martín ,  María Nebreda, y Pedro J. Orellana  apreciamos  la importancia de la implicación de todas las personas integrantes de sus equipos de trabajo.

El proyecto de Mª Humbelina Manso refleja la necesidad de aprovechar los recursos humanos de distintos organismos. Y los Decálogos de Mª Jesús Sánchez  y Mª Luisa Marabotto les otorgan  un papel preferente.

El aprovechamiento del potencial de cuevas y grutas ha tomado distintos caminos desde que fueron descubiertas. Este  tesoros subterráneos han  gozado de una ventaja con respecto al patrimonio más visible: el menor impacto de la “civilizada” mano del hombre.

La espeleología es la forma más “natural” de adentrarse en esa inmensa belleza, y el espeleoturismo el modo más apasionante y  menos agresivo de abrazarla. En los enclaves accesibles para el turismo, de todos modos, se intenta respetar al máximo el espacio original, procurando un mínimo impacto tanto visual como sonoro en este patrimonio natural, asegurando en lo posible su sostenibilidad.

Ya vimos cómo, más allá de las cuevas visitables, otras se convierten en vivienda habitual o temporal; incluso derivan de forma innovadora en museos, restaurantes y alojamientos turísticos.

Captura3

  1. Desarrollar una cultura de la innovación

Manel Muntada introduce al final de este módulo  conceptos como la confianza, el valor de las conversaciones espontáneas, el trabajo colaborativo, etc. como elementos imprescindibles para que emerja una cultura de la innovación.  Ese es el reto de las organizaciones en la actualidad: alcanzar “una cultura innovadora en la que emerjan poderosas como estalagmitas aquellas actuaciones que fomentan la iniciativa y la innovación entre las personas”.

Por otro lado, la colaboración, aunque tenga una clara base biológica, no aparece de forma espontánea: hay que buscarla y fomentarla en los entornos de trabajo.

La innovación ya no es una utopía. Sin embargo, las cuevas esconden magia, incertidumbre y leyenda. Estas pueden ser de tipo religioso, origen fantástico, o basadas en hechos reales, como es el caso de las relacionadas con la época de los bandoleros en Sierra Morena.  

Según la leyenda, la Cueva del Tesoro, en Málaga, recibe su nombre por la posible existencia de un tesoro escondido por los almorávides. También sustenta la leyenda que fue morada de la diosa Noctiluca, reina de los cielos y la tierra, e icono espiritual del Mediterráneo, que dio su nombre (Malaca, reina) a la ciudad de Málaga.

La Cueva de Vacas del Retamoso, en Jaén, esconde según la leyenda, la huella  del bandolero romántico andaluz José Mª el Tempranillo, que robaba a los pudientes para beneficio de personas  necesitadas.

La Cueva de los Letreros, en Vélez-Blanco, esconde entre sus pinturas la figura del Indalo, símbolo de Almería. Según la leyenda, representa a un dios sosteniendo el arco iris y protegería a Almería de las tormentas.  

El primer paso hacia la innovación es la Incubación: Mapear oportunidades, elegir uno de los posibles retos y crear el equipo. ¡Ya estáis en esta fase! Habéis compartido unos retos cuidadosamente seleccionados: algunos trabajos tienen la belleza del continente y del contenido, como nuestras mejores grutas. Admirad si no los  de Cristina García y de Trini Martínez  y los inigualables “ juegos de palabras” en el de Joaquín Soriano. El reto de Mª Jesús Sánchez es gestionar el cambio; en el ámbito educativo sobresale el reto de Mª Isabel Guerrero.  Muchos más están por llegar y te invitamos a no perdértelos.

Agradeciéndote de nuevo tu implicación, que ha sido la energía para que esta experiencia avance, no te decimos adiós sino:  ¡hasta el próximo MOOC!”.

“Hay que buscar caminos que no hayan sido transitados antes.” (Eduardo Chillida)

El Equipo de Dinamización del MOOC Dirección Pública: Introducción,  2019.

Imágenes:

  • Cuevas de la Sombra en Setenil de las Bodegas (Cádiz).  Fuente: Web Turismo De Andalucía (www.andalucia.org)
  • Santuario Ibérico de la Cueva de la Lobera, Castellar, Jaén. Fuente:  www.viajealtiempodelosiberos.com
  • Casa Cueva y Museo Etnográfico en Cuevas del Almanzora (Almería).  Fuente: Web Turismo De Andalucía (www.andalucia.org)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *