El viaje

Hoja de ruta, paso a paso, del viaje que harás para innovar en
la Junta de Andalucía

0. ¡Prepárate para innovar!

Es importante que puedas equiparte bien para el viaje, para comprender: qué significa (realmente) innovar, qué tiene de distinto en lo público, qué tipos de innovaciones existen, cuáles son las dificultades para hacerlo, y cómo impulsar dinámicas de gestión del cambio en un contexto que lo necesita.

SABER MÁS

¿Estás preparado/a?

Lanza un proyecto

INCUBACIÓN

Primera etapa para “incubar” tu reto de innovación: identificas “oportunidades” para innovar, eliges el “reto” en el que te vas a centrar, y creas el equipo que te acompañará en el viaje.

1. Mapear Oportunidades

Lo primero es hacer es un buen diagnóstico que te permita identificar y listar oportunidades genuinas de innovación que puedan existir en el entorno donde trabajas. Empieza observando qué puedes mejorar.

SABER MÁS

2. Elegir el reto

El paso anterior te abrió a un conjunto amplio de posibilidades para innovar, así que tendrás que descartar opciones y elegir sólo una de ellas en la que concentrarte. Es el momento de pasar de muchas “oportunidades” al “reto” concreto de innovación que vas a resolver.

SABER MÁS

3. Crear el equipo

Ya tienes el “reto de innovación” elegido, así que ahora tienes que pensar en las personas que necesitas para abordarlo. La innovación es un trabajo en equipo, así que es muy importante identificar e implicar a las personas adecuadas.

SABER MÁS

DEFINICIÓN

Segunda etapa para que investigues a fondo el reto, imagines una solución creativa, y delimites bien tu proyecto de innovación. Pasas de un “reto” genérico a un “proyecto” bien definido que se ajusta mejor a las exigencias de la Administración

4. Investigar a fondo el reto

Una vez que tienes el reto identificado, y el equipo que va a abordarlo, ahora vas a hacer “inmersión” en el reto, mediante una investigación que incluya trabajo de campo para la recogida de datos, con el objetivo de diagnosticar bien el problema que pretendes resolver.

SABER MÁS

5. Imaginar soluciones

Del paso anterior saliste con un diagnóstico que te ayudó a entender mejor las causas de fondo. Ahora te toca pasar a las propuestas de solución. Tienes mucho mejor definido el desafío así que ya puedes trabajar en las posibles soluciones. Este paso es eminentemente creativo.

SABER MÁS

6. Delimitar el proyecto

Ya tienes el reto bien definido y la propuesta de solución para resolverlo, así que es el momento de documentar el proyecto. Lo que tenías antes no era un “proyecto” sino una formulación previa menos operativa. Necesitas más concreción, incluyendo objetivos, plazos y otras especificaciones que ayuden a la gestión.

SABER MÁS

EJECUCIÓN

Tercera etapa para que ejecutes las tareas previstas, valides el prototipo a escala piloto, e implementes la solución.

7. Ejecutar el Plan de Tareas
y prototipar de forma iterativa

Acometes las distintas tareas del proyecto, mientras prototipas de forma iterativa las distintas soluciones. Es el momento de gestionar bien para avanzar en la ejecución. En esta paso se necesita foco, eficacia y eficiencia.

SABER MÁS

8. Validar a escala piloto

Haces una prueba piloto en algún área o servicio de la Administración para comprobar si la solución que salió del paso anterior realmente funciona, antes de pretender extenderla. Después de varios prototipos iterativos, realizas un “pilotaje” o “validación final”.

SABER MÁS

9. Implementar y escalar

Una vez que la solución se ha testado y validado, demostrándose que es una buena solución para el reto público que se quería resolver, ahora debes implementarla y extenderla a más escala en otros sitios de la Administración donde tengan un problema parecido.

SABER MÁS

El viaje

Hoja de ruta, paso a paso, del viaje que harás para innovar en la Junta de Andalucía

0. ¡Prepárate para innovar!

Es importante que puedas equiparte bien para el viaje, para comprender: qué significa (realmente) innovar, qué tiene de distinto en lo público, qué tipos de innovaciones existen, cuáles son las dificultades para hacerlo, y cómo impulsar dinámicas de gestión del cambio en un contexto que lo necesita.

SABER MÁS

¿Estás preparado/a?

Lanza un proyecto

INCUBACIÓN

Primera etapa para “incubar” tu reto de innovación: identificas “oportunidades” para innovar, eliges el “reto” en el que te vas a centrar, y creas el equipo que te acompañará en el viaje.

1. Mapear Oportunidades

Lo primero es hacer es un buen diagnóstico que te permita identificar y listar oportunidades genuinas de innovación que puedan existir en el entorno donde trabajas. Empieza observando qué puedes mejorar.

SABER MÁS

2. Elegir el reto

El paso anterior te abrió a un conjunto amplio de posibilidades para innovar, así que tendrás que descartar opciones y elegir sólo una de ellas en la que concentrarte. Es el momento de pasar de muchas “oportunidades” al “reto” concreto de innovación que vas a resolver.

SABER MÁS

3. Crear el equipo

Ya tienes el “reto de innovación” elegido, así que ahora tienes que pensar en las personas que necesitas para abordarlo. La innovación es un trabajo en equipo, así que es muy importante identificar e implicar a las personas adecuadas.

SABER MÁS

DEFINICIÓN

Segunda etapa para que investigues a fondo el reto, imagines una solución creativa, y delimites bien tu proyecto de innovación. Pasas de un “reto” genérico a un “proyecto” bien definido que se ajusta mejor a las exigencias de la Administración

4. Investigar a fondo el reto

Una vez que tienes el reto identificado, y el equipo que va a abordarlo, ahora vas a hacer “inmersión” en el reto, mediante una investigación que incluya trabajo de campo para la recogida de datos, con el objetivo de diagnosticar bien el problema que pretendes resolver.

SABER MÁS

5. Imaginar soluciones

Del paso anterior saliste con un diagnóstico que te ayudó a entender mejor las causas de fondo. Ahora te toca pasar a las propuestas de solución. Tienes mucho mejor definido el desafío así que ya puedes trabajar en las posibles soluciones. Este paso es eminentemente creativo.

SABER MÁS

6. Delimitar el proyecto

Ya tienes el reto bien definido y la propuesta de solución para resolverlo, así que es el momento de documentar el proyecto. Lo que tenías antes no era un “proyecto” sino una formulación previa menos operativa. Necesitas más concreción, incluyendo objetivos, plazos y otras especificaciones que ayuden a la gestión.

SABER MÁS

EJECUCIÓN

Tercera etapa para que ejecutes las tareas previstas, valides el prototipo a escala piloto, e implementes la solución.

7. Ejecutar el Plan de Tareas y prototipar de forma iterativa

Acometes las distintas tareas del proyecto, mientras prototipas de forma iterativa las distintas soluciones. Es el momento de gestionar bien para avanzar en la ejecución. En esta paso se necesita foco, eficacia y eficiencia.

SABER MÁS

8. Validar a escala piloto

Haces una prueba piloto en algún área o servicio de la Administración para comprobar si la solución que salió del paso anterior realmente funciona, antes de pretender extenderla. Después de varios prototipos iterativos, realizas un “pilotaje” o “validación final”.

SABER MÁS

9. Implementar y escalar

Una vez que la solución se ha testado y validado, demostrándose que es una buena solución para el reto público que se quería resolver, ahora debes implementarla y extenderla a más escala en otros sitios de la Administración donde tengan un problema parecido.

SABER MÁS