Charlatómetro # 2: “Abordaje multiprofesional de la violencia de género en el embarazo”

El día 12 de julio celebramos el segundo charlatómetro en el marco del programa “En comunidad. La colaboración expandida”.

En esta ocasión conocimos la experiencia “Abordaje multiprofesional de la violencia de género en el embarazo”, que nos contaron las dos personas dinamizadoras de la comunidad Rosa Gómez Torralbo, técnica de administración general y Ana Belén Gómez Espejo, ginecóloga del SAS.

Las personas que facilitaron la conversación y nos acompañaron en este viaje fueron Lucía Quiroga y Rocío Escalante, que han sido las primeras en incorporarse al círculo de Narrativas del programa que tiene como objeto el impulso de iniciativas que den visibilidad a los relatos de colaboración en nuestra administración.

El tema de este charlatómetro fue la experiencia de creación de un espacio interdisciplinar para el abordaje integral de la violencia de género en situaciones de embarazo. La comunidad de práctica estuvo integrada por personas del ámbito de la salud (ginecología, matronas, médicas de familia, pediatría, psicología, trabajadoras sociales, promoción de la salud) y personas de administración general, llegándose al final a la elaboración de distintos productos (estudio, protocolo, vídeo, webinar…) donde se recogen buenas prácticas y criterios para la identificación y abordaje de situaciones de violencia de género durante el embarazo.

  1. Declaración de Vulnerabilidad. La comunidad de práctica y el impulso de colaboración surge a partir de una declaración de vulnerabilidad de las profesionales implicadas: solas no podemos. Cada una de nosotras, desde nuestra rol institucional y nuestro ámbito profesional, no podemos abordar un reto complejo que requiere de incorporar distintos enfoques y de aunar recursos. En plena pandemia, en vez de debilitarse la idea, se hace más evidente la necesidad de colaborar, compartir, comunicarse, establecer vías de coordinación.

  2. Trabajamos con material delicado: las personas en el centro. Una de las claves de funcionamiento de la comunidad ha sido que se ha puesto en el centro de las reflexiones y conversaciones a las mujeres embarazadas, de manera que la implicación y participación de todas ha tenido que ver con ese interés por aportar algo sin olvidar nunca de cuáles deben ser las necesidades de las mujeres para un enfoque biopsicosocial integral y holístico.

  3. La vinculación de la comunidad con problemas y situaciones prácticas: nuestro día a día. La implicación y motivación ha sido mayor porque es un tema que tiene que ver con el trabajo cotidiano, con el día a día de las personas participantes en la comunidad.

  4. Distinguir lo urgente de lo importante. Todas las profesionales han tenido mucho trabajo, y situaciones de mucho estrés, sobre todo durante la pandemia; pero precisamente por eso identifican que no hay que abandonar lo importante, encontrando que el tiempo y espacio que le dedican a la comunidad de práctica tenía que ver con cuestiones esenciales que dignificaban su tarea como profesionales y generaba coherencia y sentido en medio de la saturación de tareas diarias. Las personas como parte de la solución de los problemas

  5. La importancia del cuidado del grupo: tan importante como estar atentas a finalizar productos ha sido el cuidado mutuo entre las personas del grupo, la puesta en valor de los distintos saberes, darse tiempo para escuchar a todas, respetar los ritmos particulares. Eso ha hecho que se descubra el potencial de apoyo y terapéutico que tiene el trabajo colaborativo en medio de situaciones personales estresantes.

  6. Cada paso, una puerta abierta. La elaboración de un cuestionario y su difusión supuso una puerta abierta para que personas interesadas contactaran con la comunidad y ofrecieran su apoyo en distintos momentos del proceso. El cuestionario fue una herramienta para continuar tejiendo la red de personas alrededor de la comunidad. Cualquier paso que da una comunidad puede ser una puerta abierta, una vía para abrir conversaciones con otras personas del entorno.

  7. Cuidar en todo momento la comprensión del relato que se va construyendo. Una comunidad para que funcione internamente y en su relación con el entorno, depende de que todo el mundo entienda en cada momento dónde está, cuál es el sentido, qué puede aportar. Aunque se incorpore a mitad de recorrido, aunque desconecte durante un periodo. Por eso son tan importantes los registros de reuniones, las actas, y el esfuerzo constante por aclarar y consensuar cada cierto tiempo el relato de lo que se está construyendo.

  8. Los momentos ventanas. Las comunidades y grupos tienen momentos espejo (de compartir saberes, reconocer experiencias y abrir la conversación internamente), pero necesita a lo largo de su trayectoria pasar a momentos ventana en los que abrir procesos de comunicación con el entorno, en foros, encuentros, webinars, etc. Ese ha sido uno de los factores de funcionamiento clave para esta comunidad que, de esta manera, ha ido redefiniendo su relato para contarlo, identificando alianzas y dando visibilidad a los esfuerzos de las personas.

  9. Construcción de alianzas con instituciones. Gracias a esos momentos ventana se fueron incorporando al proceso alianzas con las que se han abierto conversaciones y que han encontrado sentido y oportunidad de aportar cosas y apoyar con sus recursos, sus saberes o experiencia el proyecto de la COP. En ese sentido cabe resaltar el apoyo

  10. La aparición de un sujeto nuevo. Antes de empezar la comunidad existían saberes dispersos propios de roles y prácticas profesionales que tenían que ver entre ellas pero que aparecían desconectadas. Con la comunidad ha surgido un sujeto horizontal de saberes, autoformativo, que antes no existía y que se hace visible en un contexto organizativo determinado por su iniciativa y su capacidad, y empoderamiento, para hacer propuestas que tienen la confianza y el apoyo de la Delegación Territorial de Salud y SAS y que suponen establecer una línea de continuidad a este modelo de colaboración y al enfoque que se ha abierto.

Tras esta sesión acordamos continuar los Charlatómetros tras el verano, con las propuestas que nos hagáis llegar a comunidadesdepractica.iaap@juntadeandalucia.es. O en este enlace del blog la colaboración expandida, dónde puedes cumplimentar un cuestionario con tu sugerencia.

Autor entrada: administrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *