Una asesora técnica en un Laboratorio de Salud

En este artículo conoceremos el día a día de los laboratorios de Salud Pública. Y, de camino, aprenderemos más de una cosa curiosa.

Por María Dolores Insa Oliva, Asesora Técnica de Analíticas de Laboratorio del Laboratorio de Salud Pública de Málaga.

Tras una larga trayectoria administrativa, me encuentro aquí, en el laboratorio de Salud Pública de Málaga. Un trabajo muy diferente al que estaba acostumbrada a realizar y que me ha permitido desarrollarme profesional y personalmente.

Efl primer impacto que encontré a mi llegada fue cumplir con un requisito nuevo: la Cualificación. Y pensé: ¡pero si yo ya estoy cualificada!…tengo una carrera universitaria y llevo trabajando en la Administración muchos años. La segunda “sorpresa” :la ACREDITACIÓN. Conceptos y situaciones que supusieron un reto enorme:  ponerme a estudiar Técnicas de laboratorio (que no las veía desde mi época de Facultad), Normas de Calidad (que no las había visto en mi vida) y trabajar día a día inmersa en un Sistema de Calidad sujeto a una Acreditación continua por ENAC.

El Laboratorio de Salud Pública de Málaga tiene implantado un Sistema de Calidad,  mediante el cual se garantiza la competencia técnica y la fiabilidad de los resultados analíticos, que está basado en una norma de calidad internacional, la Norma ISO 17025. De esta forma, todos los procesos que ocurren de puertas adentro están descritos mediante procedimientos documentados que recogen tanto aspectos técnicos directamente relacionados con los ensayos, como otros aspectos referentes a proveedores, informes, formación, mantenimiento de instalaciones y equipos, etc. que también influyen en la calidad de los resultados.

Y como nadie es suficientemente crítico con su trabajo, todas las técnicas analíticas y el propio Sistema de Calidad se someten a un examen externo: una auditoria. La auditoría la realiza periódicamente la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), y en ella se comprueba si  todos los procedimientos implantados son eficientes y se desarrollan correctamente: es decir que todo lo que está escrito se hace y que todo lo que hacemos queda escrito.

Por otro lado, al personal que interviene en las técnicas de ensayo (Auxiliares, Analista y Asesores Técnicos), se les exige experiencia mínima y formación específica relativa a los procedimientos técnicos, es decir: estar cualificados. Es la Dirección del laboratorio la que, tras verificar la adecuada implantación y desarrollo de un Programa específico, otorga dicha cualificación, que en el caso de los Asesores Técnicos, además, debe ser comunicada y reconocida por ENAC.

Así es que, tras dos años de cualificación, firmé por fin mi primer informe como Responsable Técnica en Analíticas. Y ahora ya entiendo la necesidad del periodo de cualificación: con la firma se avala el conocimiento de la técnica analítica y la responsabilidad del trabajo evaluado bajo la directrices marcadas por nuestro Sistema de Calidad en cada uno de los departamentos. Y esto no podía ser inmediato: requería este proceso previo de formación y experiencia.

Pero…¿Cómo es el trabajo de una Asesora Técnica en el Laboratorio de Salud Pública de Málaga?. Pues, se podría decir, que es intenso y nada aburrido, “las horas pasan volando”.

Tengo la suerte de formar parte de un gran equipo: Auxiliares, Analistas, Asesores, Administrativas y Director. Somos como una cadena formada por varios eslabones, donde todos tenemos asignada una responsabilidad y en la que todo el equipo está enlazado y empujando en la misma dirección. No me imagino trabajar en el laboratorio de manera aislada, como lo había hecho hasta ahora, y esta es una de las características que diferencia a este trabajo: sin equipo no hay resultados.

Son varios los Laboratorios de Salud Pública de la Consejería de Salud y Familias, y cada uno con alcances técnicos diferentes. En el Laboratorio de salud Pública de Málaga se desarrollan tres áreas: microbiología de alimentos, microbiología de aguas, triquina en carne y “abrazando” todas las áreas como un complemento indispensable para asegurar unos resultados óptimos encontramos el ya mencionado sistema de calidad.

Estos laboratorios no son laboratorio al uso, sino laboratorios de Control Oficial: En ellos se analizan las muestras que recogen los Agentes de Control Oficial, que son  Inspectores de la Junta de Andalucía que en la mayoría de los casos se encuentran adscritos a los Distritos Sanitarios del Servicio Andaluz de Salud. Me gusta pensar que el laboratorio es un apéndice de la inspección: sin una buena toma de muestra no se puede asegurar un resultado representativo, y sin un adecuado trabajo en el laboratorio la toma de muestra no tiene utilidad alguna.

En el Área de microbiología de alimentos procesamos muestras programadas por la Consejería de Salud y Familias como parte del Plan de Peligros Biológicos. De esta forma investigamos posible patógenos (Salmonella spp y Listeria monocytocegenes) y  microorganismos indicadores de higiene (Estafilocococos, Enterobacteriaceas y E.coli). Son muestras cogidas por los inspectores en industrias alimentarias, supermercados, tiendas de alimentación…para verificar que los alimentos fabricados y comercializados son seguros, es decir, que los alimentos que consumimos diariamente, son aptos para el consumo e inocuos.

En verano, a diferencia de lo que ocurre en otros Servicios de la Administración, el trabajo en el laboratorio se incrementa un 80%: llega el calor y con él la “temporada de baño”. Para asegurar la calidad del agua de las Zonas de Baño, desde la Consejería de Salud y Familias anualmente se desarrolla un Programa de Vigilancia y Control de Calidad de estas Zonas. Y para ello, los inspectores recogen quincenalmente muestras de agua a lo largo nuestro litoral.

Nos llegan las muestras de Málaga, Cádiz y Córdoba, que aunque se encuentre en el interior, tiene pantanos cuyas aguas también se utilizan para el baño y por ello se tienen que analizar.

Las muestras se procesan ajustándonos a los parámetros microbiológicos que marca el Reglamento específico: Enterococos intestinales y E. coli. Los resultados son publicados periódicamente y los podréis localizar en Internet a través del Sistema de Información “NAYADE”, donde se informa de la calidad de cada zona de baño de todo el litoral español tal como dice “la canción”: desde Cabo de Gata hasta Finisterre. ¡Os invito a que le echéis un vistazo!…seguro que os parece muy interesante.

La tercera área de trabajo en el laboratorio, es la investigación de triquina en carne, otra de las actividades de Control Oficial sujeta a un mandato europeo.

La triquina es el gusano parásito responsable de la triquinosis, la enfermedad que se produce al consumir carne cruda o mal cocinada infestada con quistes del parásito. Cuando esta carne llega al estomago, la pared de los quistes se deshace con los ácidos de la digestión y quedan libres las larvas. Estas se reproducirán y atravesarán la pared intestinal para cerrar de nuevo el ciclo alojándose en forma de quiste en el tejido muscular de la persona o el animal que ha ingerido la carne.

La presencia de triquina en carne se investiga sistemáticamente en todos los mataderos de porcino y equino, así como en las salas de tratamiento de caza.

Se lleva a cabo mediante técnicas de digestión artificial, que no supone más que reproducir en el laboratorio las características digestivas del estómago. La carne sospechosa se incorpora a un recipiente donde se han calentado unos dos litros de agua con ácido clorhídrico y pepsina como enzima digestiva, a una temperatura controlada y en agitación continua, para provocar la salida de las larvas de los quistes si existieran y finalmente visualizarlas en el residuo digestivo con un triquinoscopio.

En nuestro ámbito, la presencia del parásito está generalmente relacionada con carne de caza y dado que nosotros estamos acreditados por ENAC, somos responsables de verificar, mediante la misma técnica, el resultado sospechoso para emitir el Informe Oficial.

Íntimamente relacionado con este trabajo, está la supervisión de los laboratorios de matadero, de los que actuamos como referente. Nuestra actividad es verificar que en ellos se realizan adecuadamente las técnicas de digestión y se cumple con los requisitos de calidad que marca el Reglamento de la Unión Europea.

Como habréis percibido el trabajo en el Laboratorio de Salud de Pública de Málaga no es nada aburrido. Os invito a todos a que paséis a conocernos. Estamos en la calle “Muelle de Heredia”, número 34 y desde la cuarta planta, donde nos encontramos, podréis comprobar que disfrutamos de una ubicación con vistas envidiables a toda la bahía de Málaga.

Solo por la luz natural, el magnífico panorama y el equipo de profesionales que tenemos, merece la pena trabajar aquí.


Si te ha gustado este artículo, no te pierdas todo lo que tenemos publicado en nuestra sección «Enséñanos tu trabajo«. Y seguro que encontrarás más cosas interesantes si echas un vistazo a los distintos números de EnRed@2.0.