GECOS UN CASO DE ÉXITO

Por Virginia Martinez Díaz y  Miguel Gil Martínez

Área de TIC de la Delegación Territorial de Turismo en Almería. 

La implementación de GECOS, un ecosistema de puesto de trabajo corporativo basado en Linux y desarrollado por la Junta de Andalucía.

Razones para un cambio tecnológico.

Con el fin del ciclo de vida de Windows 7 a principios del pasado año 2020, en la DT de Turismo en Almería estudiamos la posibilidad de abandonar los sistemas operativos de Microsoft.

Nuestros motivos son estos, aunque no están todos los que son:

  • Independencia tecnológica. Históricamente la Junta de Andalucía ha estado condicionada por las decisiones que sus proveedores de software han llevado a cabo en sus productos informáticos. Dicho de otra manera: periódicamente había que actualizar miles de puestos de trabajo que apenas aportaban mejoras para el trabajador porque, en el caso que nos ocupa, el sistema operativo Windows llegaba a su fin de vida. Hay que subrayar que el empleado público usa las aplicaciones corporativas, siendo irrelevante para él el sistema operativo que se ejecuta “por debajo”.
  •  Protección de los datos gestionados en el desempeño de las funciones públicas. Los sistemas operativos propietarios, como Windows, no tienen su código “visible”, por lo que no se puede verificar que la información que ahí se administra no acaba siendo empleada “para otros usos”.
  •  Evitar la adquisición de costosas licencias del flamante Windows 10, 11, 12 o el que toque en su momento, con sus correspondientes “añadidos”, como el antivirus. O simplemente tener que cambiar la máquina al completo porque Windows X va más lento o necesita más memoria

Esto nos suponía salir de nuestra zona de confort y empezar a investigar. Pero el salto tecnológico era posible: LibreOffice, Mozilla Firefox, Mozilla Thunderbird, etc. estaban disponibles para sistemas Linux. Así mismo, la mayoría de aplicaciones corporativas ya estaban desarrolladas con tecnologías web, por lo que son independientes del sistema operativo en el que se ejecutan.

Por lo tanto empezamos a investigar qué alternativas teníamos y, con el apoyo de nuestro Delegado Territorial de entonces y nuestros Servicios Centrales, descubrimos la que debía de ser la solución al problema: GECOS, «Guadalinex Escritorio COrporativo eStándar» de la Junta de Andalucía.

Saliendo de la zona de confort. Primeras instalaciones de GECOS.

Las primeras instalaciones de GECOS para textos, hojas de cálculo sencillas y el navegador sin extensiones “raras”. Un reto fue conseguir que las sesiones de usuario (usuarios y contraseñas al encender el ordenador) fueran las mismas. Para ello había que seguir autenticándose en los servidores de Directorio Activo Windows Server que teníamos en producción. Mismos usuarios, permisos y contraseñas que en el difunto Windows 7. Por supuesto los documentos de trabajo almacenados en los servidores de ficheros tenían que estar también disponibles.

Nuestra sorpresa fue que todo esto ya funcionaba en GECOS y se configuraba a golpe de ratón desde el magnífico Centro de Control. Dicho Centro de Control no requirió ninguna instalación por parte de los técnicos TIC ya que se encuentra disponible para toda la administración andaluza desde https://gecos-cc.juntadeandalucia.es. Gracias a este servicio mantenemos actualizados nuestros puestos de trabajo, instalamos impresoras, aplicaciones y scripts masivamente, monitorizamos el hardware de los ordenadores, etc

Seguimos para bingo.

Así que con el éxito de los puestos de trabajo con perfil “básico” el siguiente paso era continuar en aquellos con aplicaciones corporativas complejas. Por ejemplo, las que usaran la máquina virtual de Java. En principio tampoco debería de haber ningún problema, ya que Java se concibió con la idea de que fuera multiplataforma. Esto es así, pero con ciertos matices que hicieron que el despliegue de SIRhUS fuera un poco más complicado de la cuenta.

Los servicios gestionados mediante clientes Citrix también funcionaban correctamente (GIRO, por ejemplo), aunque había que tunear algunas configuraciones

 

Llega el teletrabajo. El escritorio remoto.

Y nos pilló la pandemia en plena migración. Mediante una versión versión mínima de GECOS “cocida” en tiempo récord y que funcionaba desde un “pincho” USB, los teletrabajadores podían arrancar un sistema que les conectaba a su ordenador de sobremesa en la sede. Esto nos sacó las castañas del fuego los primeros días.

Pero con el paso del tiempo empezó a mostrar sus deficiencias. Los pendrives dejaban de funcionar por el exceso de sobreescrituras, los ordenadores de sobremesa encendidos demasiadas horas se apagaban por diversos motivos…

Había que dar una solución sencilla al problema del escritorio del teletrabajador. Así que levantamos en nuestro centro de datos un servicio de escritorio remoto también en GECOS que permitió a todos los teletrabajadores de la sede ejecutar sesiones completas de escritorio como si estuvieran en la oficina.

Así se les dio acceso seguro a los documentos de la red y las aplicaciones corporativas. Solo tenían que levantar la VPN y abrir el cliente de escritorio remoto.

Situación actual.

Pronto tendremos instalado GECOS v4 en todos los puestos de trabajo de la sede, menos Registro por motivos de certificación del escáner. Aún nos quedan algunas máquinas “enganchadas” a bases de datos Microsoft Access que se están migrando actualmente y poco más. Y lo hemos hecho en un tiempo récord, con un equipo humano realmente pequeño y en unas condiciones laborales de las más extrañas.

Estamos a la espera de la inminente GECOS v5, un producto compilado aquí, por gente de aquí y que permite que tanto el capital como el conocimiento humano no huya de nuestra tierra a otros lugares.

 


Si te ha gustado este artículo, encontrarás más contenidos interesantes en nuestra sección ENSEÑANOS TU TRABAJO.

Y no dejes de ver qué tenemos publicado en los distintos números de EnRed@2.0.